¿Por qué son tan importantes los estiramientos antes y después de practicar deporte?

Las prisas o la dejadez hacen que la gran mayoría de las personas que practican deporte dejen de lado los estiramientos tanto antes como después de realizar una actividad física. Sin embargo, todo el mundo debe conocer las ventajas que aportan los estiramientos.

En primer lugar, los estiramientos son una parte en sí misma de la actividad física. Se sitúan a medio camino entre el ejercicio y el sedentarismo.

¿Cuáles son los beneficios del estiramiento?

Cualquier profesional de la fisioterapia te recomendará, es más, te inducirá a realizar estiramientos. ¿Por qué?

Porque se encargan de preparar al músculos para la actividad deportiva.

Porque mantiene los músculos activos antes y después de realizar una actividad.

Porque mejoran la flexibilidad del cuerpo y aportan una dosis extra de movimiento a la persona.

Porque evita lesiones, eliminando la rigidez de los músculos originada por un fuerte ejercicio, y aportando esa flexibilidad de la que hablábamos, haciendo que los músculos sean menos propensos a sufrir lesiones.

¿Cómo debe ser un estiramiento?

Los estiramientos antes del ejercicio deben ser más bien un calentamiento de las zonas que vamos a trabajar en la actividad física.

Los estiramientos al final si deben ser tanto estáticos como dinámicos y centrados en estirar los músculos que más hayamos utilizado.

El tiempo de estiramiento por cada movimiento debe mantenerse entre 15 y 30 segundos y conviene realizar entre 2 y 4 repeticiones por movimiento, consiguiendo así la máxima efectividad de los estiramientos.

Tu centro de fisioterapia habitual puede prepararte una tabla de estiramientos si le comunicas cuál es el deporte que sueles practicar, centrando la tabla en los músculos que más utilizas en tus actividades deportivas. De esta forma, te asegurarás unos estiramientos profesionales y seguros y ayudará sa tu cuerpo a ganar flexibilidad y evitar lesiones.