Cómo la osteopatía ayuda a disminuir tus dolores de espalda

En esta ocasión os voy a contar cómo conocí la osteopatía a raíz de un caso personal que llevo sufriendo desde hace años.

Desde que era adolescente he tenido escoliosis. De hecho, en concreto, tengo no una, sino dos curvas en mi columna por las cuales he estado siempre con revisiones y controles rutinarios, en consultas de traumatología y clínicas de fisioterapia. Desde el principio me dijeron que se trataba de un problema que no tenía solución, a no ser que me pusiera un corsé durante un tiempo bastante largo, algo a lo que me negué.

Además, por aquel entonces yo no tenía dolores ni molestias, así que no le daba apenas importancia a este asunto.

Sin embargo, han pasado los años y los dolores han comenzado a aparecer. No son diarios ni insoportables, pero en una situación de estrés o cansancio siempre se me manifiesta en la espalda. Incluso hay días puntuales que tengo dolores sin estar cansada ni nerviosa, así que el problema es mi escoliosis, según me han confirmado mis fisioterapeutas.

Hace poco tiempo, por motivos laborales, me trasladé a vivir a la capital. Me recomendaron una clínica de osteopatía en Madrid, que además es también un centro de fisioterapia.

Así que allí fui, les expliqué mi problema y me examinaron la espalda. Llegaron a la conclusión de que en estos momentos, dado que mi escoliosis no tiene solución, lo mejor era aplicarme un tratamiento de osteopatía.

Estas sesiones trabajan mi espalda, haciendo crujir mis vértebras, para recolocarla y evitar que se produzcan picos de dolor. Así, desde que me llevo sometiendo a este tratamiento de osteopatía de forma regular, mi espalda no me duele y me encuentro mucho  más ágil, incluso he recuperado cierta movilidad y agilidad que ni siquiera era consciente de que había perdido.

Así que recomiendo a quienes tengan algún problema de espalda o de cualquier otro sitio, que si un fisioterapeuta profesional les recomienda esta vía de la osteopatía, al menos la prueben y comprueben sus resultados.



Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *