Cómo perder peso sin cirugía y de forma controlada

Para muchos pacientes es todo un reto el poder perder peso hasta situarse en su peso ideal y deseado según su constitución física. Algo muy recurrente dadas las actuales circunstancias de una sociedad que cada vez se da cuenta de lo necesaria que es llevar una vida saludable. No obstante, la obesidad y el sobrepeso sigue vigente en un gran porcentaje de población y muchos de ellos están dispuestos a ponerle freno. Para ello se necesita una visita al endocrino o médico especializado, así como a una clínica estética experta o nutricionista que ayude a guiar en este camino para aprender a cómo perder peso sin cirugía y de forma controlada.

Adelgazar sin pasar por quirófano

Para muchos, pasar por el quirófano es un gran paso, y siempre existe algún tipo de riesgo que a veces es más o menos necesario correr. De ahí que algunos, recomendados por especialistas, y para intentar atacar el problema de la obesidad, opten por tratamientos más invasivos como puede ser la liposucción.

Pero existen otra serie de alternativas también controladas y efectivas que pueden ayudar a reducir kilogramos y llegar al peso ideal sin necesidad de cirugía y siguiendo una serie de pasos.

Si bien es cierto que uno de los cambios más grandes que hay que realizar es la actitud y la voluntad. Cambios en hábitos de consumo de la ingesta da comida y cambios en la alimentación intentando crear un menú diario acorde para perder peso de forma controlada y paulatina. Un nutricionista es el encargado en ayudarte en esta tarea, al igual que un entrenador o monitor para dar prioridad a otro de los aspectos básicos para perder peso como es el deporte.

Además, para los pacientes con obesidad, actualmente existe un tratamiento novedoso que se denomina ‘balón intragástrico’ y que hace las veces de una reducción de estómago. En este caso, se ingiere un dispositivo que se inflará dentro del estómago hasta el punto que el paciente sentirá una sensación de saciedad mucho antes que en el tiempo que estaba acostumbrado. De este modo, se engañará al estómago para comenzar con estos hábitos hasta el momento de la expulsión, de forma natural, del dispositivo a los 6 meses aproximadamente.