Aprovechar el verano para relajar y ejercitar el cuerpo

Con la llegada de la época estival muchas son las personas que dejan de hacer ejercicio. Pero en verdad vacaciones no es sinónimo de no hacer nada. No puede servir de excusa para no ejercitar el cuerpo solo por el mero hecho de estar en esos días de vacaciones o porque haga calor. Así que vamos a proponer una recomendación para hacer ejercicio, suave, pero efectivo durante los meses de verano. Vamos a hablar del pilates para relajar y ejercitar el cuerpo en verano.

El pilates es conocido por la mayoría por ser un ejercicio que permite fortalecer todo el cuerpo. No requiere de máquinas ni de una gran preparación, por lo que es perfecto para mantener el cuerpo ocupado durante el verano. Las clases de pilates están preparadas para ayudar a trabajar todos los músculos del cuerpo con movimientos suaves pero que a la larga son realmente beneficiosos para mejorar tanto la fuerza como la elasticidad y flexibilidad del mismo.

Además, aprovechando los meses de verano se puede perfectamente practicar ejercicios de pilates al aire libre, incluso en la playa. ¡Qué mejor forma para hacerlo! De ahí que puedas combinar ejercicios al aire libre con una esterilla o usando elementos como balones pero en un ambiente totalmente abierto.

Dónde practicar pilates

No obstante, para los que se queden las vacaciones, o los días que tengan que currar en la ciudad, Madrid por ejemplo, siempre están disponibles los centros de fisioterapia o gimnasios especializados para poder acudir a clases de pilates en Madrid a distinas horas. Es cuestión de ajustar los horarios para no perder de vista que, aparte de la mente, el cuerpo es uno de nuestros mayores valores y también hay que cuidarlo y darle trabajo para que no se acomode. Como recomendación te digo que no esperes hasta final del verano para volver a engancharte al ejercicio, y si nunca has probado el pilates… seguro que repites cuando lo hagas.

 

Por qué relajarse con esencias en casa

Nuestra casa, lo que llamamos hogar, es ese sitio mágico donde nos sentimos liberados, cómodos, seguros, y donde buscamos la relajación y el descanso. Esto podría ser una buena definición de lo que significa estar en casa. No obstante, hay veces en las que necesitamos una ayuda extra para lograr esa relajación tan ansiada tras un día de mucho trabajo o ajetreo. Es aquí donde entran en juego las esencias para relajarse.

¿Qué son las esencias naturales?

Las esencias naturales son extractos que puedes encontrar en tiendas especializadas como las herboristerías. Son extractos concentrados de plantas naturales. Unas plantas con beneficios para nuestra salud y que muchas veces son de gran ayuda para combatir el estrés y conseguir una relajación continua.

¿Has probado la aromaterapia?

Para los que no os suene qué es la aromaterapia es precisamente esto mismo. El uso de aceites esenciales y extractos naturales y vegetales para usos medicinales. Las plantas, flores y las hierbas poseen componentes naturales capaces de alcanzar un cierto bienestar físico y psicológico. Son conocidas como terapias naturales y pese a lo que muchos puedan pensar, son capaces de generar un estímulo.

Esto es lo que es bueno aprovechar, sobre todo en ambientes que incitan a la relajación más profunda como es la casa de cada uno.

Además, existen una gran variedad de olores diferentes, cada uno con sus propiedades propias. Asimismo, puedes adquirir esencias para relajarte de lavanda, limón, bergamota, jazmín, eucalipto, naranja…

¿Qué puedes conseguir con esto? Desde calmar el estrés, ayudarte a relajarte, favorecer el sueño, conseguir un clima mucho menos seco, en el caso de usar estos aceites con un humidificador, y hacer la función también de ambientador. Sobre todo huelen bien y crean una atmósfera tranquila tanto para ti como para tus visitas.