¿Es bueno aplicar frío tras un golpe?

En ocasiones, ya sea a través de algún medio de comunicación, o en la vida misma, hemos visto cómo, cuando alguien sufre alguna caída o golpe en el cuerpo, inmediatamente lo que se hace es coger hielo para aliviar el dolor. Pero, ¿es esta práctica recomendable? Existe un dilema, debate y confusión acerca de cuándo es necesario aplicar efecto calor o efecto frío en este tipo de situaciones.

Algunos expertos fisioterapeutas de Madrid y otras ciudades culmen de la medicina han querido aclarar este tema para determinar en qué ocasiones es conveniente su uso, y cómo aplicarlo correctamente. Es importante, lo primero de todo, establecer que el hielo y el frío debe ser utilizado inmediatamente después de haber sufrido el golpe o traumatismo. Explicamos por qué.

Por qué aplicar frío en un golpe y cómo hacerlo

Técnicamente, sin entrar en mucho detalle médico, lo que genera la aplicación del frío es una contracción de los vasos sanguíneos. De esta forma se reducen las inflaciones sufridas por cualquier tipo de golpe, o torsión. También, gracias al uso de frío en los traumatismos se consigue relajar la musculatura, e incluso reducir la sensación de dolor que suele aparecer cuando suceden estos percances.

Ahora bien, ¿cómo aplicar correctamente frío en las zonas dañadas? Tal y como hemos comentado, tanto el hielo, como cualquier otro sistema de frío (normalmente se utiliza hielo ya que es lo que se tiene más a mano), debe ser aplicado nada más sufrir el traumatismo. Así se minimizará la inflamación y el dolor.

Cómo aplicarlo

Para aplicar el hielo hay que hacerlo por intervalos de unos 10 minutos para cada hora. No es necesario tener la bolsa de hielo todo el tiempo pegada al músculo dañado. Además, no se debe aplicar directamente sobre la piel, sino que hay que utilizar alguna bolsa o tejido que se coloque entremedio para evitar un contacto directo.

Después de esta práctica, no quiere decir que con el hielo sea suficiente, sino que es una acción útil para aliviar. Pero será necesario acudir a un fisioterapeuta o personal médico para valorar el alcance de la lesión.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *